Amor por Barú

Amor por Barú cuenta con un equipo conformado por personas profesionales y comprometidas con la Isla de Barú, tanto por sus habitantes como por su cultura.

Nuestro propósito es aportar para que el proceso de desarrollo que ocurre hoy en la isla pueda darse de manera beneficiosa y sana.

Esta escuela tiene como propósito formar tutores de vida que puedan servir como guías y soporte para la comunidad, con habilidades de liderazgo y con la capacidad de acompañar a las personas o los grupos que se encuentren en momentos críticos.

Los tutores de vida son apoyados en sus iniciativas, las cuales buscan llegarle a distintos grupos de interés para generar en ellos la posibilidad de conversar de los temas críticos de los que generalmente no se hablan. Por ejemplo, temas como la sexualidad, la vida en familia y temas económicos. Esto, con el fin de proveerles un espacio para pensar diferente y así adquirir herramientas para enfrentar dichos momentos de forma constructiva.

http://amorporbaru.org/

Tuve la suerte de participar en este proyecto como fotógrafa y videografa

sashaadato_website_apicultura_1

Las abejas de Gachancipá

Las abejas de Gachancipá

Martin y sus Abejas

Martin Gaona es ecólogo y  apicultor empírico desde hace 6 años, Martin vive en Bogotá y tiene su colmena en una finca en Gachancipá, Cundinamarca a 30 km al norte de Bogotá, donde el clima es frío la mayoría del año.

Su primera colmena la cambió con un vecino por una de sus ovejas, y desde que tiene sus abejas le gusta visitarlas cada 8 días. En este momento Martin tiene 7 colmenas en las montañas y su cosecha es de una a dos veces al año. Sus abejas polinizan muchas especies diferentes de vegetación de ese bosque nativo en dónde se encuentran, por eso la miel tiene un sabor único y espectacular, también vende el polen y cera artesanal. Por ahora su negocio está empezando y le vende estos productos a sus familiares y amigos.

Cuando las visita, se tiene que preparar con un traje especial para que las abejas no lo piquen, también prepara un ahumador con leña para tranquilizarlas en su presencia, cuenta que lo han picado muchas veces pero nunca ha sido nada grave.  Martín sube la montaña y destapa las colmenas para ver si sus abejas están bien, si están produciendo, si hay crías, cómo está el alimento de reserva, si tienen frío. Pero últimamente está haciendo mucho frío en Gachancipá y el mal clima está afectando a la producción de sus abejas.

Lo que más le gusta a Martin de las abejas es que son seres muy sociales y muy interesantes en todo su comportamiento, además todos sus productos son medicinales y beneficiosos para la salud. Las abejas son muy importantes en la polinización de muchas especies y sin ellas mucha flora desaparecería.